Grupo Manifiesto Historia a Debate


 Deliberaciones


COMENTARIOS AL MANIFIESTO HISTORIOGRÁFICO.

1. Primer párrafo:

- De acuerdo con todos respecto a lo feo del término "posicionamiento", creo que posición o postura sería suficiente y menos horroroso.

- Más que "alternativas que sobrevivamos" me gustaría alternativas que superemos.


2. Ciencia con sujeto:

- Falta el plural a las dos "subjetividades".

- Estoy de acuerdo con el colega que te hizo notar que habría que agregar el "subjetivismo ingenuo".

- Además me parece que a este último habría que agregar el término "abusivo".


3. Nueva erudición:

- Completamente de acuerdo con el principio, pero no con el término "nueva", en Metodología de la Historia Topolsky dedica varios capítulos a tratar este tema. Se que la novedad radica en enfrentar el concepto tradicional de erudición, pero me parece que otro término sería más justo. Tal vez: amplia, profunda, integral...


4. Interdisciplina:

- Así como se precisa los caminos que hay que eludir, sería conveniente cambiar la redacción de los párrafos anteriores para precisar los caminos que habrá que seguir.


5. Contra la fragmentación:

- Me parece que en este apartado se tratan dos aspectos que aunque complementarios son distintos. Por un lado se trata de sobrepasar los escollos causados por la fragmentación y por el otro queda implícita la propuesta de historia global. Creo que vale la pena abrir un apartado explícito para la historia global y profundizar más en las razones por las que nos oponemos a la fragmentación.

- Además en este apartado me parece que se trata el término global con dos significados diferentes y que pueden causar confusión debilitando nuestros propósitos.

- Así pues en el primer párrafo "... y que resulta cada vez más anacrónica en el mundo global que viene." Global se entiende como refiriéndose al fenómeno de la globalización. En seguida "La alternativa es avanzar nuevas formas de globalidad que hagan converger la investigación histórica, más allá de las especialidades históricas." Globalidad tiene una connotación metodológica. Creo que el primer global debe modificarse.

- Así para el apartado de fragmentación propongo lo siguiente: "El fracaso de la "historia total" de los años 60 y 70 abrió la vía de una fulgurante fragmentación de temas, métodos y escuelas, que pareció detenerse en los años 90 y que resulta cada vez más limitada para responder a los retos que nos demanda la sociedad actual y futura. Asimismo, la fragmentación ha sido uno de los principales componentes de la crisis historiográfica que debemos y queremos superar. Ha provocado un caos epistemológico que incluso ha puesto en riesgo el oficio de historiar y su producción. Etc. Etc. Etc. Argumentar más sobre las razones por las que se debemos superar este problema.

- A partir de: "La alternativa es avanzar nuevas formas de globalidad que hagan converger la investigación histórica, más allá de las especialidades históricas." Y los párrafos siguientes me parece que se debería insertar el apartado VI Por una historia global.


6. Tarea historiográfica:

- So pena de entrar en terrenos de la moralidad o algo así, creo que es más prudente y preciso cambiar "Estudiando a los historiadores por lo que  no sólo por lo que dicen." Por "Estudiando a los historiadores por su producción, no sólo por su discurso".


7. Historiografía global:

- Prefiero "Historiografía globalizada" al término "Historiografía global", me parece más preciso. Por experiencia en La Paz y en otras ciudades de México, tanto con estudiantes, como con colegas de varias disciplinas, como con el público en general, el término global, cuando se habla de metodología o historiografía debe reservarse al significado analista, es decir la inclusión de todos los niveles en los que se puede interpretar la realidad social (epistemológicamente hablando). Cuando es este tipo de reflexiones nos referimos al fenómeno de la globalización creo que hay que emplear este término y no a secas global.


8. Autonomía del historiador:

- "Para recuperar la autonomía de los historiadores", prefiero el término "Para reforzar la autonomía", ya que de hecho no creo que hayamos nunca sido todos autónomos, ni que hayamos todos dejado de serlo.

- Además a la lista de tareas yo agregaría: aceptar y ampliar el intercambio y sincretismo entre las historiografías orientales y occidentales. Esto porque si bien tal proceso ha sucedido ya entre las correspondientes a los bloques Norte-Sur, no ha sucedido así con la otra gran división planetaria y creo que en la medida que ampliemos nuestro interés por la historia e historiografía oriental (home made, y no sólo la colonial y poscolonial) y que logremos abrir espacios en los que logremos incluir a nuestros colegas orientales aprenderemos mucho unos y otros.

Recordemos que la huya filosófica y cultural del budismo y del hinduismo ha creado modos de pensar y concebir al mundo diferentes que debemos entender si queremos lograr una historiografía realmente globalizada y autónoma. Incluyo el último término porque encuentro aún un fuerte rechazo en algunos grupos relativamente amplios de historiadores por la historia y la historiografía orientales, su actitud deja sentir que no incluyen esta mitad del globo como parte del mundo! Por lo tanto los historiadores que nos interesamos en los temas orientales somos marginados y desvalorizados viéndonos obligados a dejar estos intereses nuestros a nuestro tiempo de ocio.


9. Herencia recibida

- Sin comentarios más que un absoluto acuerdo.


10. Historiografía digital:

- Un pequeño error de forma, dice "pero sólo si utiliza de acuerdo..", debe decir "pero sólo si SE utiliza de acuerdo...".


11. Compromiso:

- Perdón que de lata con minucias pero tal vez ahorre tiempo en revisión. Dice "mediáticos e editoriales" debe decir "mediáticos y editoriales". Dice "que preconizamos es diversos" debe decir "que preconizamos es diverso". Dice "desde la conocimiento del pasado" debe decir "desde el conocimiento del pasado"

- Cuando enlistas los tipos de explotación que no queremos que se repitan "y la explotación de clase, de género o de etnia" sugiero que agreguemos "de recursos naturales". Recuerda que esta ha sido una de las formas de explotación y expoliación más salvajes y con más graves consecuencias en los países colonizados en particular y en todos en general. Abusar de la Naturaleza es una de las causas que nos someten ahora a la penuria y a la falta de valores que aquejan a la sociedad mundial en muchas formas.

- Así mismo, en este rubro del compromiso al calificarnos como historiadores y ciudadanos yo agregaría y como seres humanos. Con este agregado haremos alusión a los valores universales, que a mi parecer, su restauración es parte del compromiso del historiador.

- "Todo es historia, si bien cuando más nos distanciamos de lo actual menos competencia tenemos los historiadores para el estudio de la economía, la sociedad, la mentalidad y la política" aquí también sugiero que agregues la ecología o el medio ambiente humanizado (es decir todo el planeta) como uno de los elementos que el historiador debe ser capaz de investigar, entender y explicar.


12. Nuevo paradigma:

- Ojo, antes alabaste las ventajas de la globalización ahora la condenas creo que en vez de decir "contra la globalización" sería más preciso y justo decir "contra los estragos de la globalización".

En términos generales esto es lo que tras algunas lecturas y reflexiones me parece pertinente cambiar o agregar al Manifiesto. Espero tus comentarios y recibe como siempre cariñosos saludos.

Micheline Cariño

++++++++++++

Querida Micheline:

Muchas gracias por tus comentarios, sobre todo los referidos a cuestiones de fondo. Me interesa comentar más detalladamente lo de una "nueva erudición", para defender el borrador tal como está, porque veo que no se entiende su novedad (tal vez porque el texto es, en todos sus apartados, brevisimo) y son un ejemplo de la dificultad que tenemos a veces para ir más allá de las enseñanzas de Annales y el marxismo, es decir, de la mejor historiografía de los 60 y 70, pese a la "crisis". Lo que es bueno y malo, aunque si no superamos la formación recibida y no vemos lo que ha envejecido ¿para qué necesitamos un nuevo paradigma? El retorno de la vieja historia, que hay que valorar objetivamente por mucho que uno no participe de ello, evidencia el fracaso de la nueva historia: superar ambos fenómenos es nuestro objetivo, al tiempo que tomamos nota de lo sucedido histórica e historiográficamente entre 1989 a 2001. 

La erudición que proponemos es "nueva" no porque sea exactamente la impulsada por la "nueva historia" de Bloch, Carr o Topolsky (que obviamente asumimos y reivindicamos en su espíritu), sino porque toma nota de su inactualidad al no incluir, por ejemplo, la historia de las mujeres (y su relación con las fuentes), la historia ecológica (y la relación con sus fuentes), la historia oral (sobre todo para los períodos anteriores al siglo XX) o el impacto (todavía en pañales) de las nuevas tecnologías en el acceso y el tratamiento de las fuentes. Aparte del problema, grave por lo inadvertido y por su contradicción con lo proclamado, de las prácticas excesivamente positivistas en la relación del historiador con sus fuentes de no pocos historiadores marxistas y annalistes del siglo XX (por no hablar de la involución actual de bastantes de sus "herederos"), que está en la base de sonoras "derrotas" como la "historia total", la idea de hacer una historia más teórica o el compromiso del historiador.

Sobre la apuesta de apoyar una segunda acepción de "global" referido a lo mundial y la mundialización, tanto aplicado a la historia como a la historiografía, ya he insistido en un mensaje anterior, creo que sería un error no aceptarlo.

Yo tengo muy claro que el éxito presente (y más todavía futuro) de HaD está en su capacidad para sacar consecuencias historiográficas inmediatas y mirar hacia adelante, tratando de no decir lo de siempre.

Analizando "La historia que viene" puedo afirmar que es un texto hoy mejor comprendido que en 1994. Y se puede vaticinar sin riesgo que al Manifiesto le irá todavía mejor: hemos aprendido y somos más. Aunque no lo parezca (también porque se huye conscientemente del estilo académico) todas estas reflexiones del borrador son el trabajo de ocho años de observar, escribir, leer, hablar... cada vez con más gente y de sitios más distintos.

Un abrazo,

Carlos Barros

Carlos Barros
Coordinador de Historia a Debate