Grupo Manifiesto Historia a Debate


 Deliberaciones


Propuesta de la Prof. Amelia Galetti al manifiesto de HISTORIA A DEBATE:

Algunas sugerencias:

1-El dilema histórico:

Las nuevas demandas de cada presente requieren del historiador, la construcción de un discurso de divulgación científica de la historia que concilie lo científico con lo didáctico.

Un discurso comprensible, abarcador de la densidad de la vida en el tiempo, explicado desde una narrativa hermeneútica y con proyección didáctica.

Un nuevo discurso mediante el cual se logre hacer inteligible el pasado, no como una abstracción, impecable e ilustrada tesis, sino, como realidad humana y más cercana a la vida.

2-Historiador y memoria:

El quehacer del historiador es la construcción del "objeto memoria", su explicación y hermeneútica pero su responsabilidad "militante", en su genuina acepción, es ayudar a construir una actitud ante ella.

La memoria como objeto de la historia debe estar liberada de calificativos que la ideologizan o la desnaturalizan tales como: memoria activa, traficada, mitificada, monumentalizada, mercantilizada, etc., y por lo tanto liberada de los discursos hegemónicos y "establecidos".

La historia como hermeneútica de la memoria no debe ser ni el instrumento ni el campo de todas las legitimaciones.

En este comienzo de milenio en el que se percibe una reticente actitud de buscar explicaciones al por que del ahora, el historiador tiene la oportunidad de resemantizar y rentalizar su función puesto que tiene mucho por decir y por hacer en este compromiso con la historia que es el compromiso con la vida y con su tiempo.

3-La historia entre combates y debates:

El siglo (transición XX-XXI) se significa en este amplio y profundo paisaje de la historia entre combates y debates con un común denominador: la crisis revitalizadora de la historia en dos comienzos de siglo-calendario: XX y XXI pero en un denso contenido de siglo, señalados por dos manifiestos el de los nuevos "annales" y el de HISTORIA A DEBATE, dos declaraciones de principios para una historia que cambia por que en su entorno todo cambia.

Una ciencia que cambia por que su función es explicar el cambio, la dinámica de este ir siendo en el tiempo.

Desde "Combates por la Historia" a "Historia a Debate" va transcurriendo casi un siglo para una ciencia que debe estar en crisis permanente.

4-Didactización de la Historia:

La historia circunscripta casi exclusivamente a los ámbitos académicos es incompatible con su función de formación de la conciencia histórica que es conciencia de nuestra propia construcción en el tiempo. Su desafío hoy: es superar las hegemonías canonizadoras académicas, desde esos espacios se deben generar lazos con las instituciones de formación de profesores y con la sociedad-escuela, nexos inmediatos y canalizadores de una ciencia que debe contribuir para ir siendo una sociedad mejor.

Neutralizar los extremos del discurso historiográfico en el aula, lo superficial, lo descriptivo e ingenuo y lo ideologizante, declaratorio y panfletario. Acercar a la sociedad-escuela la historia critica, problemática y procesal distante por cierto de lo ingenuo, simplista y redencionista. Necesitamos una sociedad académica de historiadores que abandone la soberbia corporacionista y se integre a la sociedad a partir de un discurso historiográfico con proyección en ella.

5- Redescubrimiento del poder de la historia:

Redescubrir el poder de la historia como un metier que nos ayuda en el duro aprendizaje de los mecanismos de la autorreflexión crítica, quizás como un instrumento para el psicoanálisis social.

Como la ciencia a través de la cual los valores dejan de ser abstracciones para visualizarse en las practicas sociales, en la dinámica temporo-espacial.

Como conocimiento que tiene que estar al servicio de nuestro tiempo para una mejor previsión de acción en el futuro, puesto que es la ciencia que prodigiosa e imperceptiblemente trabaja sobre las tres instancias del tiempo: pasado, presente y futuro.

Como el oficio que da respuestas a la pregunta de André Feijto ¿a dónde va el tiempo que pasa?, puesto que desde el oficio de historiar es posible ser educadores de la conciencia social.

+++++++++++

Querida Amelia:

Pienso que tus sugerencias entran perfectamente en la filosofía del Manifiesto, y señala cosas que no están más que indirectamente como "divulgación", "didáctica" y "memoria", y que habría que ver como incluir sin decir generalidades. Lo estudiamos cara a la versión final.

Gracias mil por tu colaboración, un abrazo,

Carlos Barros
Coordinador de Historia a Debate