500 PARTICIPANTES, 250 TRABAJOS
Un español pone primera en las Jornadas de Historia de Patagonia

Se trata de Carlos Barros, instigador de la llamada “Historia a Debate”. Con la conferencia que brindará a las 10:30 en el cine Arrayanes, arrancará el cónclave académico que despertó tanta expectativa.

Carlos Barros.

Habrá que buscar explicaciones en la globalización o bien en Antonio Soto... Pero la cuestión es que la primera actividad de las Terceras Jornadas de Historia de la Patagonia será la conferencia de un historiador español, gallego para más datos, que expondrá sobre “La historia regional en la era global”, precisamente. Será el puntapié inicial para tres días de intensas actividades, que se desplegarán en el cine Arrayanes, en el Instituto de Formación Docente y en el Centro Regional Universitario Bariloche.

Carlos Barros es medievalista y su currículum es demasiado extenso para reproducirlo en estas páginas apretadas, pero logró suma trascendencia en el mundo académico al erigirse en el mentor de Historia a Debate. ¿De qué se trata? “Es un red internacional de historiadores que hemos fundado en el primer congreso, en Santiago de Compostela, un congreso mundial que se hizo en 1993. En 1999 organizamos una red en Internet donde debatimos sobre la metodología, la historiografía, la teoría de la historia, el compromiso del historiador y la historia inmediata. Más o menos, nos conectamos diariamente más de ocho mil historiadores de los cinco continentes, la mayoría de la Europa y América Latina. Nuestra página www.h-debate.com ha alcanzado en los últimos nueve años los cuatro millones de visitas, por lo tanto estamos utilizando toda esta influencia para acercar la historia que hacemos los académicos a la gente”, explicó Barros.

Ese sitio en el espacio virtual está “absolutamente abierto a todos los debates... Desde la Guerra Civil española, que con la recuperación de la memoria histórica es un tema histórico de actualidad, probablemente el de más actualidad en España... Por ejemplo, un colega argentino planteó hace ya años otro debate sobre la colonización de América, si España debe pedir perdón o no... Hasta cuestiones más sesudas o académicas, como la objetividad de la historia y la historia inmediata, con la evolución por ejemplo, de la situación en Bolivia. O el 11-S porque no solamente no hacemos asco a los temas de actualidad sino que nos distinguimos de otras corrientes académicas porque consideramos que aquellos aspectos relevantes históricamente que estamos viviendo, son muy importantes para que nuestra disciplina permanezca viva”, opinó el historiador gallego.

El presente de ayer nomás

Como advertimos en crónicas precedentes, de los 250 trabajos que se presentaron a las jornadas barilochenses, una proporción muy elevada se consagró justamente en la historia que se despliega antes nuestros ojos. “Reciente se dice aquí en la Argentina, porque naturalmente estáis pensando en la época del Proceso. Nosotros decimos inmediata porque hasta ahora se ha dicho que el objeto de los historiadores es el pasado y así sigue siéndolo, pero sin embargo, la aceleración producida por la globalización hace que lo que hoy sea presente, dentro de minutos o semanas, sea pasado ya. Entonces queremos alargar el objeto de investigación en las universidades de todo el mundo de los historiadores al momento presente, para también de esa manera, poder demostrar la utilidad social de nuestra disciplina”.

Es la primera vez que Barros posa sus plantas en Bariloche, pero como podrá advertirse, Patagonia no es extraña para él. “Pedro Navarro Floria, uno de los organizadores del congreso, va a exponer una ponencia sobre el imaginario patagónico, es decir, lo que la gente se imagina colectivamente sobre la Patagonia. Eso se puede explicar desde dentro de la Patagonia y desde fuera. Desde Europa y concretamente desde Galicia, así como los gallegos por efectos de la migración, estamos en cualquier sitio y también en Patagonia, la Patagonia es el lugar más lejano, el confín del mundo. Yo creo que en el imaginario colectivo europeo, es el sitio más lejano y también muy próximo porque hasta la Conquista de América por el imperio español a finales del siglo XV, el fin del mundo medieval conocido como Finis Terrae era Galicia, concretamente donde terminaba la peregrinación a la tumba supuesta de Santiago de Compostela, de donde mi despacho está muy cerca. Entonces, Galicia y Patagonia tenemos mucho en común, por eso yo vengo aquí, porque en Patagonia estuvo Antonio Soto, un gallego que me sirve como referencia para que 100 años después, nos volvamos a reencontrar, en este caso, yo por el lado académico, porque la Red Internacional de Historia a Debate tiene su centro en Santiago de Compostela, donde podemos hacer un homenaje a la Patagonia rebelde y a mi compatriota Antonio Soto”. No por nada, cuando se encendió el grabador, Barros disparó “¡salud y república!” Y que se desencadene el debate...

Mesas de trabajo, paneles y conferencias

Para quienes tengan intenciones de participar de las Terceras Jornadas de Historia de la Patagonia, la organización recomendó aproximarse desde las 9 al cine Arrayanes, donde se concretarán las acreditaciones y se formalizarán las inscripciones. Hay aranceles módicos según se participe a título de expositor o simplemente, para aprender. La conferencia de Barros, comenzará a las 10:30.

La comisión organizadora admitió 250 ponencias que se redactaron en distintos sitios de la Patagonia y el resto del país. Éstas se dividieron para su presentación en 30 mesas de trabajo, que deliberarán en el Instituto de Formación Docente (John O´Connor 1757) y en el CRUB (Quintral 1250) desde las 14:30 de hoy. También habrá espacios para la presentación de libros, revistas y proyectos de investigación.

Algunas de las temáticas son “Estado, instituciones y sociedad civil en la Patagonia. Siglos XIX y XX”; “La Patagonia: un espacio en movimiento. Ciudadanía, resistencia y prácticas políticas”; “Sujetos sociales, conflicto y política en la Historia Reciente de la Patagonia argentina, 1990-2007”; “Actores sociales, prácticas económicas y circuitos productivos”; “Protagonismo de la Energía en la Historia de la Patagonia” e “Historia de los sectores subalternos en la Patagonia (siglos XIX-XX)”, entre muchas otras propuestas.