Bueno, a esta altura del debate quizás sea interesante que los escandalice un poco.

Yo he escrito MUCHÍSIMOS relatos históricos. Pero no son novelas. Ni cuentos. Eso sí, les puedo asegurar que, aunque en esta clase de publicaciones nunca (o casi nunca) aparece la bibliografía, siempre me he basado en las mejores fuentes que he conseguido. Eso sí, siempre también prevaleció en mis relatos lo ficcional a lo documental. A cuarenta años de iniciado mi trabajo, puedo asegurarles que MUCHA gente aprendió historia de un modo vivencial a través de mis relatos. Y sé positivamente que he creado más de una vocación (el año pasado fui invitado a una reunión de arqueología urbana en Guaminí porque uno de los antropólogos estudió a consecuencia de haberme leído).

En fin, yo soy GUIONISTA DE HISTORIETA.

Pasado el soponcio, les cuento que he escrito El Cabo Savino entre 1971 y 1994 (cuando SE ACABÓ la historieta nacional). Y también Martín Toro, y Pehuén Curá, y El Chasqui, y Cuentos de Troperos, y muchas historias de la 2° Guerra Mundial y una historieta sobre los antecedentes históricos de Malvinas y la invasión del 2 de abril que se publicó DURANTE LA GUERRA en La Voz del Interior de Santa Fe. Llegamos en el racconto a la usurpación inglesa y en lo de 1982 al izamiento de la bandera. En ese momento perdimos la guerra y nadie quiso saber más nada de Malvinas. Es así, no me vengan con discursos.

También fui el autor de Kabul de Bengala, que en mi proyecto original se iba a convertir en Gautama, el Buda, pero que luego Oesterheld cambió. Y Argón, que iba a ser compañero de Alejandro, pero pasó lo mismo.

En fin, les puedo seguir contando, porque MUCHOS años he vivido del cuento.

Afectuosamente

PD.: También dirigí el Museo y Archivo Histórico de Cañuelas, porque soy museólogo (¿eso me reivindica?)

Jorge Claudio Morhain