Imprimir
Tema 10

 

Tema 10

 

Rafael Valls Montés

Universidad de Valencia.

 

Conciencia histórica y enseñanza de la historia (en la educación obligatoria).

 

 

Si establecemos un orden de prioridades cuantitativas a la hora de abordar la cuestión planteada, es obvio que nuestras preocupaciones deben de dirigirse a la enseñanza obligatoria, en la que está incluida la enseñanza de la historia. En segundo lugar habría que ubicar la enseñanza reglada, pero no obligatoria de la historia (bachillerato y universidad). En tercer lugar, todas aquellas instancias no reguladas, pero de importante presencia pública, en la que esté presente o se posibilite cierto uso o consumo de la conciencia histórica. Esta diversidad de escenarios públicos de la historia requieren un riguroso análisis de las diferentes aportaciones socio-culturales de la enseñanza de la historia y requieren también una definición, lo más precisa posible, de las funciones y finalidades que ésta puede y debe de asumir más allá de su ambito académico y escolar.

El proposito de esta ponencia es profundizar en esta reflexión educativa, profundamente socio-cultural, mostrando los límites de una comprensión excesivamente "pasatista" de la historia y la defensa, en contraposición, de una constitutiva dimensión temporal de la misma radicada en el presente y sus problemas, aunque, obviamente, abierta al pasado y al futuro. Con este fin se hace una breve exposición y análisis de los actuales debates, tanto en España como en los paises de nuestro entorno occidental, respecto de la orientación general de los contenidos de la enseñanza de la historia, dados por las distintas administraciones públicas, y de las dificultades de su recepción y aceptación por parte de un considerable número de los docentes de historia (a este propósito será muy importante disponer de los resultados de la encuesta internacional "El estado de la historia", que podrán ser complementados con los datos europeos ya disponibles respecto del profesorado de educación primaria y secundaria).

Esta aportación parte de un imprescindible análisis de la configuración de la historia como disciplina escolar, así como de las características más descollantes de la misma (su código disciplinar), de las funciones que la han caracterizado y de las que han ido configurando profesionalmente a sus docentes. Con ello se pretende un análisis del presente, coherentemente fundamentado en su dimensión histórica, que es el único que puede mostrarnos de manera fehaciente los caminos de una posible nueva orientación de la enseñanza de la historia más adecuada a las nuevas circunstancias y a las necesidades y demandas socio-culturales de las nuevas sociedades.