Imprimir
Tema 11

Tema 11

Apuntes para la definición teórica y metodológica de la historia de la historiografía del arte.

(Resumen)

Antonio Urquízar Herrera Universidad de Córdoba

 

La historiografía es un asunto que tradicionalmente ha recibido escasa atención por parte de los historiadores del arte. El conocimiento escrito de la historia del arte ha suscitado generalmente su interés tan sólo como la vía para la clarificación de ese estado de la cuestión que debe ser el comienzo de todo estudio.

Sin embargo, ya hace algunos años que se está empezando a reivindicar la necesidad de emprender la crítica de los textos historiográfícos desde objetivos más ambiciosos que el simple recuento de los contenidos. La historia de la historiografía se aparece así necesaria desde un punto de vista instrumental a partir de dos presupuestos básicos: uno, la importancia que tienen la perspectiva y los objetivos que el historiador asume para realizar su tarea, y dos, el enorme peso de la tradición historiográfica sobre la percepción que obtenemos de las obras de arte.

De la misma forma, cada vez es más reconocida como un objeto de estudio válido en sí mismo, es decir con independencia del apoyo que pueda mostrar a trabajos ulteriores. Pero, para que pueda funcionar adecuadamente, se ha de avanzar en la delimitación de los fundamentos de la historia de la historiografía del arte, todavía difusos y faltos de reflexión metodológica.

Hemos querido avanzar en esta dirección planteando en la presente comunicación parte de las conclusiones teóricas sobre la práctica de la historia de la historiografía, que extrajimos de la realización de nuestra Memoria de Licenciatura Historiografía de la pintura en Córdoba. Siglo XVI: una revisión crítica (Universidad de Córdoba, 1998).

En primer lugar, pensamos que es necesario apoyarse en la clarificación de los términos "historia del arte", "historiografía del arte" e "historia de la historiografía del arte" para efectuar una acotación imprescindible del campo de estudio. Después proponemos la formulación de un método y unos objetivos que se basan en los planteamientos hermenéuticos de la escuela de la estética de la recepción. A partir de los escritos de H.-G. Gadamer y H. R. Jauss constatamos la influencia de la tradición historiográfíca en la formación del horizonte de expectativas desde el que abordamos nuestra lectura del pasado. De tal manera que el estudio de esa tradición resulta fundamental para el apercibimiento de la distancia que nos separa de cualquier objeto de estudio y para la comprensión de nuestro esquema ideológico actual.