Imprimir
Tema 15

Tema 15

 

Mª Luz Pintos Peñaranda

Universidad de Santiago de Compostela

Sobre la utilidad de la Filosofía para la Historia.

Propuesta de distinción y de confluencia

Aceptando el reto de la interdisciplinaridad como un problema a resolver, esta Ponencia se centra en las relaciones entre la Historia y la Filosofía con los siguientes objetivos:

1) Clarificar la distinción entre estos dos saberes, en cuanto a su materia de estudio, en cuanto a desde qué perspectiva abordan cada una de ellas esta materia de estudio, y en cuanto a la tarea y objetivo final que se proponen. Esta clarificación llevará consigo el desenmascaramiento de varios "despropósitos" en los que con mucha frecuencia hemos incurrido tanto los historiadores como los filósofos y que han motivado la mutua ignorancia que nos profesamos e, incluso, el desprecio mostrado hacia determinadas parcelas de estos saberes tanto por parte de los unos como de los otros.

2) Conceptualizar la distinción de ciertas disciplinas que hay tanto en el seno de la Historia como de la Filosofía y que, por la similitud de sus denominaciones, se prestan a ser confundidas entre sí y a no saber muy bien si pertenecen a la Historia o a la Filosofía. Disciplinas tales como la "Teoría de la Historia", la "Filosofía de la historia" o la "Filosofía analítica de la Historia".

3) Mostrar que ambos saberes -la Historia y la Filosofía- parten en su investigación de una misma realidad pero que, a pesar de este punto de partida común, como cada uno de ellos enfoca esta realidad desde niveles diferentes esto segundo hace que pase desapercibido lo primero. En definitiva, clarificar todo esto pensamos que es la única fórmula que puede ayudarnos a entender en qué son complementarias la Historia y la Filosofía y qué podrían aportarse mutuamente en una colaboración interdisciplinaria.

Como paso necesario para esta labor de clarificación, se va a analizar en qué consiste esa misma realidad de la que parten inicialmente tanto la Historia como la Filosofía. Esta analítica nos conducirá a entender qué es lo propio de la Filosofía y en qué sentido puede contribuir a enriquecer la labor del historiador ya que éste, en su práctica historiográfica, siempre arrastra consigo una serie de preguntas y de pre-supuestos no tematizados que son los que la Filosofía indaga como su tarea más propia. Por ejemplo: qué es la historia-realidad, quién y cómo es el sujeto de la historia, en qué consiste su vivir específicamente humano y en qué su mundo vital específico, qué es lo que le lleva a ser histórico, qué es lo que le posibilita y, acaso, le impele a insertarse en una corriente de tradición histórico-cultural, en qué radica la posibilidad humana de interesarse cognoscitiva o historiográficamente por su historia, si vivir históricamente es o no un modo de vivir en la realidad específico de los sujetos humanos y si es o no común a todos ellos, si podemos hablar en algún sentido de un mismo vivir en la historia -universalmente entendido-aunque no podamos decir que compartimos una misma Historia, etc.

4) Probar que los "despropósitos" con los que se juzga a la Filosofía de la historia hasta su desprecio no tienen hoy fundamento. Esto requerirá examinar en qué consiste la triple relación que la Filosofía mantiene con la historia-realidad; relación ésta de búsqueda, de descripción y de propuesta.

En definitiva, el máximo objetivo que aquí nos proponemos es dar razones que inviten a escucharse entre sí a historiadores y filósofos y a superar ciertos graves malentendidos que han inducido a la ignorancia y desprecio mutuos.