Imprimir
Nombre del autor: Juan Ramón GOBERNA FALQUE

Tema 4

Juan Ramón GOBERNA FALQUE

Escuela Española de Historia y Arqueología – CSIC (Roma)

 

 

«Sobre los fundamentos teóricos de un concepto del discurso histórico: "civilización"»

Resumen

El concepto de civilización sirve, en buena parte, para ocultar una serie de hechos que no se considera conveniente explicitar: a saber, el de su asociación con una clase o grupo de privilegiados que son los creadores y detentadores de la misma, y el hecho de que se basa en una estructura catóptrica, es decir, la estructura de un espejo. La noción de civilización, o su consideración como hecho, al igual que ocurría en la definición del sujeto en el momento en el que se estableció la prioridad del método, es un espejo en el que el historiador se puede contemplar con satisfacción, al comprobar que la "realidad" corresponde a las más íntimas de sus aspiraciones y a los más recónditos de sus deseos. El historiador puede, pues, disfrutar de su propia contemplación sin sentirse culpable, a la vez que impone su propia figura, toda su esencia, al resto de la colectividad.

La función enmascaradora del concepto de "civilización" se ha basado en la búsqueda intencionada de una definición. Muchos historiadores de la civilización de los siglo XIX y XX reconocen abiertamente que no se puede decir lo que sea una civilización, o una cultura. Ya no se cree que el sentido común pueda explicárnoslo, como en el caso de Guizot, sino que se reconoce la impotencia más absoluta.

En Historia, no hay posibilidad de leyes, los parámetros están sin definir. Sólo hay conceptos vagos: hombre, cultura, civilización, sociedad, etc..., y no poseemos consecuentemente un lenguaje en el que expresarlos. ¿Qué se puede hacer entonces? Nada de particular. Nosotros proponemos seguir haciendo Historia, pero dejar de elaborar discurso histórico. Y ello será posible, creemos, en tanto que la Historia se dé a si misma una fundamentación de base empírica, es decir, en la medida en que se pueda construir eso a lo que José Carlos Bermejo Barrera ha denominado historia teórica.