Imprimir
III Congreso Internacional Historia a Debate Santiago de Compostela

III Congreso Internacional Historia a Debate
Santiago de Compostela, 14-18 de julio de 2004


Protagonistas individuales y colectivos en la historia


MESA C. Protagonistas individuales y colectivos en la historia

La estructura del ejrcito villistauna propuesta para entender la relacin caudillo-masas yla participacin colectiva en la Revolucin mexicana

Pedro Salmern Sangins
INEHRM-Mxico.

Una de las bestias negras favoritas de la nouvelle histiore francaise es la historia militar, una historia de minoras, que tradicionalmente enfatiz el papel de los caudillos sobre el de las masas... la historia vnementielle por excelencia, de modo que venir a hablar de historia militar al Congreso de Historia a Debate podra parecer anticlimtico, por lo menos, pero creo, ms bien, que puede ser este un excelente foro para defender ciertas modalidades de la historia militar.

En Mxico no existe una historia militar comprensiva. Su ausencia ha sido ocupada por crnicas, por eruditas compilaciones de partes y documentos oficiales que han hecho de la historiografa militar mexicana justo lo que los padres de los Annales llamaron a expulsar del reino de Clo la erudicin sin sentido, la sobredocumentacin de asuntos balades, la narracin llana y vana de los hechos de los "grandes hombres".

Mientras la historiografa militar no sea otra cosa que la reproduccin de documentos, que discusiones sobre cifras de muertos y heridos, nombres de generales, listas de oficiales y lugares y fechas de batallas, ser una historia muerta. La historiografa militar, como cualquier otra historiografa, cobra sentido cuando surge de la vida, cuando su estudio puede ayudarnos a ver claramente la situacin dentro de la cual debemos actuar. Cuando est viva y vinculada a nosotros.

La historiografa militar puede responder y responde a las acuciantes preguntas del presente, cuando trasciende la crnica y empieza a cuestionar los hechos y a buscarles una explicacin; cuando deja de lado lo anecdtico y se preocupa por una comprensin de los acontecimientos en que lo militar se integra con los dems mbitos de la vida, en que lo militar es parte de la cultura, como propone John Keegan.

Para lograr eso, el historiador militar tiene que abandonar la idea tradicional segn la cual la batalla es el hecho histrico por excelencia, y sin olvidarla, mover su objetivo o, mejor, ampliarlo. En lugar de buscar entonces en las diferencias de armamentos, en el nmero de efectivos, en la calidad y valor de soldados y mandos, en fin, en lo militar propiamente dicho, las razones por las que este gan y aquel perdi (y hacer de estos triunfos o derrotas la explicacin del curso de la historia, siempre que la explicacin de estos triunfos y derrotas no estn subordinados -cual suelen- a alguna visin teleolgica resultando entonces que el que gan tena que ganar), para buscarlas en la composicin de los ejrcitos; en las razones de su moral de combate; en la sociedad de que tales ejrcitos forman parte, sus formas polticas y econmicas; en la manera en que se resuelven los problemas de reclutar, entrenar, vestir, alimentar y armar a una masa de hombres; etctera. Y ya en esas, gan, en efecto, el que gan la guerra?, cmo incidieron estos hechos de armas en su mundo, es decir, en nuestro mundo?

Una historia militar comprensiva debe empezar por desterrar la creencia comn de que una batalla siempre es una batalla, de que hay una esencia de la guerra o que una parte de la naturaleza humana inclina a la violencia, para estudiar los hechos particulares, lo distintivo, lo peculiar, lo histrico. Tambin hay que dejar de ver las guerras y batallas como sucesos subordinados a sus resultados, es decir, atender lo militar slo en funcin de cmo termina, para atender tambin la manera en que influy en los hombres que tomaron parte en los hechos o fueron afectados por ellos, la experiencia.

He aplicado esta concepcin de la historia militar al estudio de un tema particular la revolucin mexicana en el norte, en particular el villismo, uno de los mitos ms persistentes en la historia de Mxico, un movimiento que, aunque fue derrotado, incidi profundamente en la historia del siglo XX mexicano, qued marcado con tintas indelebles en la conciencia nacional y sigue siendo bandera e inspiracin de movimientos sociales muchas veces contradictorios.

Partiendo de esta concepcin de la historia militar logr desentraar, en la medida de lo posible, la vinculacin de las corporaciones militares integrantes de la Divisin del Norte con determinadas regiones y con caudillos revolucionarios particulares. De esta vinculacin se desprende la estructura de la Divisin del Norte, cuyo elemento principal son las brigadas.

A partir de la identificacin de las brigadas y regimientos entend que en los territorios villistas, los rebeldes que respondieron al llamado a las armas, lo hicieron de manera colectiva, ms que respondiendo a una decisin individual. Se alzaron por pueblos y los rebeldes de cada pueblo se dieron su jefe y tendieron a asociarse con los rebeldes de los pueblos vecinos, que solan tener agravios e impulsos rebeldes parecidos, adems de aejos vnculos de sangre. As surgieron los grupos guerrilleros que pulularon en las sierras y llanuras norteas durante la rebelin maderista y que en trminos generales habran de mantener su identidad corporativa y sus propios jefes durante las campaas militares que siguieron, hasta la formacin de la Divisin del Norte, conservndolos tambin en ella.

La razn que me lleva a identificar a estos grupos y a sus caudillos no tiene por objeto presentar una historia militar como las que se escriben en Mxico se hablar de brigadas y regimientos y tambin de batallas, porque un ejrcito hace su historia de esa manera, pero lo que busco es mostrar los agravios y las demandas particulares de estos grupos regionales o sociales y su participacin colectiva en la lucha armada.

Una vez identificados los pueblos de origen de cada una de las brigadas que constituyeron la Divisin entre septiembre de 1913 y junio de 1914, divid la geografa villista en las regiones vinculadas a cada brigada y busqu la historia particular de cada una de ellas y las razones particulares por las que sus hombres se fueron a la Revolucin y elevaron de entre sus filas a determinado caudillo.

De esa manera, partiendo de la historia militar, llegu a nuevas conclusiones, que presentar en la ponencia, sobre las razones que lanzaron a unos hombres determinados, habitantes de pueblos determinados, a la lucha revolucionaria.