Imprimir
III Congreso Internacional Historia a Debate Santiago de Compostela

III Congreso Internacional Historia a Debate
Santiago de Compostela, 14-18 de julio de 2004


Memoria histrica activa


TEMA IV.5. MEMORIA HISTRICA ACTIVA

EL EXILIO ESPAOL 65 AOS DESPUS (1939-2004). LA MEMORIA DE LOS VENCIDOS EN LA CONSTRUCCIN DE LA HISTORIA INMEDIATA

Francisco Javier Dosil Mancilla
Instituto de Investigaciones Histricas. Universidad Michoacana, Morelia (Mxico)

La necesidad de asentar la reforma democrtica en Espaa despus de casi cuarenta aos de dictadura franquista hizo preciso manejar con suma cautela captulos dramticos de nuestra historia, como aquellos relacionados con la guerra civil y con el grupo de vencidos que debieron abandonar el pas gravemente amenazados por el nuevo rgimen. Como es sabido, esta dispora estuvo integrada por la plana mayor de la intelectualidad espaola y tambin por muchos seres annimos, depositarios todos ellos de una idea de Espaa plural y democrtica, perseguida sin reservas por la intransigencia fascista.

En las ltimas dos dcadas se han hecho esfuerzos notables por recobrar la memoria de los refugiados, en general con gran cuidado, por el temor de avivar los fantasmas del odio o resucitar la terrible idea de las dos Espaas, ms cuando la convivencia nacional se est viendo amenazada por el empeo de ciertos nacionalismos perifricos. Este temor, tan razonable, ha inspirado a menudo una lectura elitista del exilio recupera nicamente la labor de los intelectuales ms brillantes, como si se tratase de una desgracia individual- o lo presenta como un episodio zanjado y superado, cuando no lo ha utilizado "pedaggicamente" para advertir de los riesgos que supone el caer en la intolerancia y en la falta de dilogo. No creo que resulten ociosas estas lecturas del pasado, pero cabe tambin preguntarse qu ocurre mientras tanto con muchas familias de exiliados que tienen una historia que contar pero todava no han tenido la oportunidad de expresar sus vivencias, y que tienen la impresin de que se les est negando la posibilidad de participar en la construccin de Espaa. Creo que es un desafo de la actual historiografa espaola el lograr integrar la cultura que, sin haber dejado nunca de pertenecer a Espaa, se ha venido desarrollando ms all de sus lmites geogrficos, y cuyos protagonistas siguen formando, en mi opinin, un grupo marginado.